CÓMO IMPLANTAR UNA ESTRATEGIA DE DESTINO TURÍSTICO INTELIGENTE

En la Comunitat Valenciana, y a través de un proyecto pionero que desarrolla Turisme Comunitat Valenciana desde el Invat·tur,  ya se están implantando modelos de destino turístico inteligente en estos seis municipios: Benicarló, Benicàssim, Vinaròs, Gandia, Benidorm y Villena.

¿QUÉ ES UNA CIUDAD INTELIGENTE?

Una ciudad inteligente está obligada a cumplir varios requisitos. Debe tener una economía inteligente, sectores productivos diversos y una gestión de recursos humanos innovadora. Además, debe incorporar una gobernanza inteligente, tiene que ser transparente, contar con la participación ciudadana en la gestión de los asuntos locales y disponer de un sistema de movilidad solvente.

“Hay que pensar que en todas las definiciones de ciudad inteligente se proyectan las tendencias de la población mundial. Y estas nos indican que las personas van a vivir cada vez más en las ciudades y que a tenor de estos aspectos, las ciudades tienen que ser más racionales en el uso que les estamos dando. Por lo tanto, el apartado de movilidad cobra una gran importancia.

El medio ambiente es otro apartado destacable de la ciudad inteligente y también el Smart Living o la calidad de vida que se le supone a una ciudad. Nos encontramos ante un concepto totalizador al que es difícil oponerse. Una ciudad que reúna estas características bien merece el calificativo de inteligente”. Así lo afirma Josep Ivars, que es investigador de la Universidad de Alicante y profesor de los talleres sobre Cómo implantar una estrategia de destino turístico inteligente, formación integrada dentro del Programa de Transformación Digital que desarrolla Turisme Comunitat Valenciana con la Universidad de Alicante a través de Invat·tur.

“Tenemos que ver la smart city como un proyecto global y no tanto como una cuestión exclusiva de aplicación tecnológica”

Elaborar una estrategia de destino turístico inteligente no es un concepto enfocado al diseño de nuevas ciudades. Algunas de ellas, urbanísticamente consolidadas o con un modelo definido, pueden convertirse en destino turístico inteligente empleando nuevos sistemas en su organización, como puede ser la implantación de una economía circular.

La tecnología es una herramienta fundamental para el desarrollo de los destinos turísticos inteligentes, pero no representa una solución en todos los aspectos. Como afirma Josep Ivars, “la tecnología estará presente en todo lo que queramos cambiar, pero es un instrumento y no un fin en sí mismo. Hay muchos ejemplos de tecnologías caras que no han resuelto necesidades. Tenemos que ver la smart city como un proyecto global y no tanto como una cuestión exclusiva de aplicación tecnológica”.

DIRECTRICES PARA IMPLANTAR UNA ESTRATEGIA DE DESTINO TURÍSTICO INTELIGENTE

  • Gobernanza
  • Sostenibilidad
  • Accesibilidad
  • Conectividad
  • Inteligencia Turística
  • Promoción y marketing
  • Comercialización
  • Innovación

GOBERNANZA

Para crear un modelo de destino turístico inteligente es indispensable el papel de la gobernanza. “La gobernanza colaborativa supone participación, transparencia, comunicación constante y esfuerzo entre agentes públicos y privados. Este aspecto es muy recurrente sobre todo en ciudades europeas”, asegura Ivars.

El diseño urbano de una ciudad, por ejemplo, condiciona muchos de los factores de la inteligencia turística. Por lo tanto, el modelo urbano territorial será determinante a la hora de decidir si una ciudad es inteligente o no.

SOSTENIBILIDAD

La sostenibilidad se ha de plantear en base a la eficiencia, con mejoras energéticas para reducir costes tanto a usuarios públicos como privados. Son tecnologías que todavía no pueden generalizarse a grandes ciudades pero sí que están demostrando su eficiencia a menor escala.

ACCESIBILIDAD

La accesibilidad integral es una línea de actuación prioritaria con una doble vertiente: la accesibilidad física y la accesibilidad digital.

Por un lado, la accesibilidad física afecta directamente al entorno urbano. La línea de actuación prioritaria consistiría en la puesta en marcha de un Plan Integral de Accesibilidad Urbana y por otra parte un Plan Integral de Accesibilidad Turística.

La accesibilidad digital afectaría a la web y al material promocional online. La principal línea de actuación en este caso consistiría en la adaptación de la web del destino turístico inteligente a protocolo WAI (Web Accesibility Initiative). Estas medidas se establecen como una ventaja competitiva de gran atractivo.

CONECTIVIDAD-SENSORIZACIÓN

«Una economía digital necesita una buena conectividad para empresas y consumidores. Desde el punto de vista turístico es clave que garanticemos la conectividad de los turistas”, insiste el profesor Ivars.

La conectividad va ligada a la sensorización, pues para obtener los parámetros de los diferentes elementos de gestión es necesario el uso de sensores. Un sistema de información que puede mejorar de forma directa la gestión de la ciudad es utilizar a las personas como sensores. Esto se consigue a través de sus dispositivos móviles o redes sociales.

En cuanto a la conectividad y la sensorización, Josep Ivars advierte: “Nos llevan a una nueva dimensión de los sistemas de información. Es decir, de la encuesta turística que hacemos de forma física tradicionalmente a un sistema de información digitalizado y mucho más orientado a la inteligencia de negocio, donde ya aparecen conceptos como el open data o como el big data, que están siendo utilizados de manera incipiente en el turismo”.

SISTEMA DE INTELIGENCIA TURÍSTICA

Los retos que afrontan los destinos turísticos están relacionados con la gestión de datos que se generan desde la web, redes sociales y sensores. Estos datos, que representan un verdadero escenario de big data, deben estar disponibles en un formato adecuado para su uso. Además, se debe contar con las herramientas necesarias para gestionarlos de manera que genere valor.

Un sistema de inteligencia turística de esta magnitud es un sistema complejo que debe configurarse de forma progresiva y requiere el apoyo de Turisme Comunitat Valenciana e Invat·tur, tal como ya se está haciendo con el proyecto Playas Inteligentes.

PROMOCIÓN TURÍSTICA Y MARKETING ONLINE

Los destinos turísticos inteligentes deben adaptar la información y promoción turística a los nuevos condicionantes de la demanda, que busca sobre todo singularidad y personalización, y automatizar todo lo posible los procesos de información. Esto se debe trasladar a la publicación de las guías y material promocional offline y también a los canales digitales.

Se deben establecer planes anuales de promoción y, en base a ellos, crear un plan de marketing digital y social media que persiga los mismos objetivos. La web ha de estar adaptada a las nuevas herramientas del turista y se debe favorecer en la medida de lo posible el desarrollo de las aplicaciones para dispositivos móviles.

El turista actual, mucho más informado y exigente, demanda nuevos servicios de acuerdo a la etapa del viaje en la que se encuentra. El marketing online de un destino inteligente debe ofrecer al visitante los servicios turístico-tecnológicos más adaptados a sus necesidades.

Resulta imprescindible la incorporación de apartados de co-creación de experiencias. Es decir, se debe crear un espacio virtual donde el turista interactúe con el destino y con otros usuarios.

COMERCIALIZACIÓN

La compra de servicios online sigue un proceso de crecimiento imparable. Los destinos deben incrementar su papel comercial y de desarrollo de producto en conexión con el plan de marketing y el sistema de información e inteligencia de mercado.

INNOVACIÓN

El objetivo es convertir los destinos turísticos realmente en entornos innovadores incluyendo un enfoque de competencia y colaboración al mismo tiempo. Para lvars el turismo tiene que ser protagonista en el campo de la innovación y favorecer el emprendimiento: “La idea del sistema de innovación es que aprovechemos los grandes laboratorios que son lo destinos turísticos para tratar de mejorar y ser punteros”.

El municipio perfecto “debería poder autoevaluarse, decir dónde está y a partir de ahí ver dónde están sus campos de mejora. Todo esto hay que tenerlo contextualizado en la vertiginosa evolución de la tecnología” concluye Ivars.

En todo caso, para implantar una estrategia de este tipo es conveniente contar con expertos. Los destinos de la Comunitat Valenciana disponen de ayuda en la Oficina DTI de Invat·tur. Esta oficina se encarga de coordinar las solicitudes y proyectos y controlar la implementación del proyecto DTI CV.