CÓMO CONVERTIR LA HISTORIA AGRÍCOLA EN EXPERIENCIA TURÍSTICA: LA PIEL DE LA VID

El incendio sufrido en la comarca del Alto Palancia el verano de 2022 destruyó el 90% de la cosecha de aceituna de la Cooperativa Viver, conocida por el aceite y el oleoturismo. El desastre, sin embargo, no ha vencido el entusiasmo del equipo y se han lanzado a la promoción de la producción de vino y el enoturismo con experiencias como “La piel de la vid”, ganadora de la categoría absoluta de los I Premios CreaTurisme de Turisme Comunitat Valenciana, además de la categoría Mediterráneo Natural-Rural.

Viver tiene apenas 1500 habitantes, y la tercera parte de ellos son socios de esta Cooperativa que consigue atraer 1800 turistas anualmente. La mayoría son público familiar, grupos de amigos o trabajadores de empresas que escogen el agroturismo como incentivo.

La cooperativa se fundó para elaborar aceite y se la conoce principalmente por el oleoturismo puesto que la producción de vino es mucho menor, unas 40.000 botellas principalmente de vino tinto.

Sin embargo, Cati Corell, responsable de producto, asegura que “Viver tiene una gran historia vitivinícola, estábamos entre los principales productores hasta el siglo XIX y exportábamos desde el puerto de Sagunto a través de la Via Augusta”. Así que se han lanzado a recuperar aquellas variedades autóctonas y a utilizar el turismo para promocionarlas.

Nace así “La piel de la vid”, una experiencia que ya han disfrutado más de 1100 personas desde 2020 y que se puede realizar viernes, sábado o domingo por 18’5€ los mayores de edad o 10’5€ los menores, aunque siempre se puede acordar para otros días con cita previa. Toda la información está en la web: www.cooperativaviver.es/evento

UNA EXPERIENCIA TURÍSTICA ÚNICA, NO REPLICABLE EN OTRO TERRITORIO

“La piel de la vid” es un claro ejemplo de cómo el agroturismo contribuye a recuperar la Historia de Viver, sus orígenes, y convertirla en una experiencia turística auténtica, imposible de replicar en otro territorio.

Producto, tecnología y juego

La experiencia “La piel de la vid” dura unas 3 horas. Se inicia en la finca de La Tarihuela, donde se explican las viñas de variedades autóctonas, antiguas uvas locales que la Cooperativa está recuperando para aportar un elemento diferenciador a su incipiente producción de vino.

Tras la visita al terreno, la Cooperativa ha introducido la tecnología y el juego para dinamizar la experiencia de los turistas. De vuelta a la bodega, a través de un videomapping, una viña parlante llamada “Videns” cuenta a los visitantes la Historia de Viver vinculada al vino desde el x.II a.C. y se visita la sala de depósitos donde se elabora el vino.

La atracción de las sensaciones: la piel, la vid y la perdición

Después los turistas acceden a la sala La Piel, donde se realiza la crianza en barricas de roble, y la sala La Perdición, donde se organiza “un juego de narices”, como lo llama Cati entre risas, “tienen que reconocer a que huele cada uno de los tarros que les mostramos para entrenar su nariz antes de realizar la cata y el almuerzo”

La experiencia culmina con la cata de tres vinos y un almuerzo de embutidos ibéricos y productos de la comarca, que concluye con un juego de luces láser y sonidos que los visitantes disfrutan en la oscuridad.

La Piel de la Vid, Videns, sala La Piel, sala La Perdición…cada uno de los nombres ha sido elegido especialmente por el equipo para transmitir el mensaje que desean: “buscamos las sensaciones, que los visitantes sientan la vid como un ser vivo, con piel, expuesto a las inclemencias del tiempo” explica Cati Corell.

LA AYUDA DE CREATURISME

Cati asegura que pertenecer al programa CreaTurisme de Turisme Comunitat Valenciana les ha ayudado mucho en la estructuración de las experiencias turísticas: “La formación me parece fantástica y aporta mucha creatividad”. Reconoce que falta todavía un empujón en la comercialización a través de las agencias de viajes, “todavía no creen en la profesionalidad de lo que ofrecemos y están más acostumbradas a vender experiencias culturales, pero el programa Bono Viaje ha resultado muy positivo, les ha obligado a paquetizar y han venido a buscarnos incluso agencias de Alicante.”

Corell asegura que están muy contentos del reconocimiento recibido en estos premios y de toda la ayuda prestada por el equipo de CreaTurisme, “es un equipo muy humano y cercano, dispuestos siempre a trabajar”.

PREMIOS CREATURISME

Junto a Cooperativa Viver, otras 6 experiencias turísticas comercializadas por empresas adheridas a CreaTurisme han recibido su reconocimiento en el resto de categorías de los Premios CreaTurisme.

La empresa Quality Tours Mariola ha ganado en la categoría Mediterráneo Cultural con la experiencia “Rutas del misterio en Alcoy: Tras la pista de Jack, el destripador”.

La empresa Mediterranean Bike Tours ha ganado en la categoría Mediterráneo Rutas Culturales con su experiencia cicloturística “Ruta del Grial”.

La empresa Kolotrip ha ganado en la categoría Mediterráneo Activo-Deportivo con su experiencia cicloturística “Eurovelo 8”, 8 días recorriendo entornos naturales y patrimoniales de Elche a Valencia.

La empresa Indiana Tours Valencia ha ganado en la categoría “Mejor experiencia accesible” con su experiencia “La última cruzada” puesto que realiza una visita cultural en torno al Santo Grial en València adaptada a personas con dificultades físicas, cognitivas y visuales.

La empresa Albufera Valencia ha ganado en la categoría “Mejor experiencia compromiso” con su experiencia “Albufera, El Palmar y paseo en barca” vinculada a los expertos barqueros de El Palmar y los productos locales.

El Club Náutico de Oropesa ha ganado en la categoría “Mejor experiencia innovación” con su experiencia “Fun sea: vacaciones flotantes”, que ofrece alojamiento en embarcaciones sostenibles.

Todos los galardonados recibieron los premios en Madrid durante la celebración de la feria Fitur 2023