¿CÓMO CONSEGUIR SER MÁS QUE UNA ESCALA PARA LOS CRUCERISTAS?

¿Cómo conseguir ser más que una escala para los cruceristas? ¿Cómo alargar la estancia en nuestro destino de los cruceristas, turistas que desean recorrer varias ciudades sin renunciar a un alojamiento único y de calidad? Estas reflexiones guiaban el debate en la II Jornada “Alicante por el turismo de cruceros” celebrada en octubre donde se habló principalmente de cómo un destino, en este caso Alicante, puede optimizar este tipo de turismo que atrae visitantes pero únicamente unas pocas horas.

La clave pasa por conseguir, no sólo ser una escala, sino posicionarse como puerto base, ciudad origen de cruceros. Un turista que llega a la ciudad para iniciar desde allí un crucero gasta casi 5 veces más. Según Francisco Balbi, director de “Cruise Operations” de la Terminal de Cruceros del Puerto de Alicante, “un turista de escala gasta unos 65 euros en las 4 horas que visita Alicante, mientras que un crucerista en puerto base tiene un gasto medio de 294 euros por día.”

¿Pero cómo conseguir ser puerto base? Alicante tiene potencial y oportunidades pero también importantes retos en este objetivo. Así se dejó claro en la jornada.

Mesa redonda sobre demanda, tendencias y mercado en el turismo de cruceros durante la Jornada

Mesa redonda sobre tendencias en el turismo de cruceros

RETOS Y OPORTUNIDADES

 

Los españoles, de los que más viajan en crucero

España, uno de los principales mercados de la Comunitat Valenciana, es además un gran emisor de turistas de cruceros. Ocupa la cuarta posición en el ranking emisor por detrás de Alemania, Reino Unido e Italia y el Mediterráneo Occidental es uno de los destinos preferidos, junto al Norte de Europa y el Caribe, según Alfredo Serrano, director nacional de CLIA España (Cruises Lines International Association).

El turismo de cruceros es un producto en alza, aseguraba Serrano. En el primer semestre de este año ha crecido un 5’7% y además supone una oportunidad para la desestacionalización. Según el director de CLIA este tipo de turista, con una edad media de 50 años, suele viajar en temporada baja.

Gran conectividad aérea

“Alicante tiene recursos para ser puerto base: posición geográfica, clima y el cuarto aeropuerto más importante de España”, decía Francesco Balbi, director de “Cruise Operations” de la Terminal de Cruceros del Puerto de Alicante. Alicante-Elche tiene una capacidad de 20 millones de pasajeros, más de 5000 empleados y una excelente conectividad con toda Europa y con los aeropuertos hub para conexiones transoceánicas. Cifras que ofrecía el director del aeropuerto Alicante-Elche, Tomás Melgar para demostrar el potencial que supone la infraestructura para ser conector de cruceristas desde sus lugares de origen hasta el puerto de salida.

Melgar además subrayaba la modernización de los servicios del aeropuerto con sistemas innovadores como el de pre-facturación de equipaje con antelación. Este sistema ya se utiliza con hoteles donde el cliente hace el checking-out pero deja su maleta en recepción y el aeropuerto la recoge para facturarla, un sistema que, según Melgar, podrían aplicar también en los cruceros.

Ponencia del director de CLIA (Cruises Lines International Association), Alfredo Serrano en la Jornada

Alfredo Serrano, director de CLIA (Cruises Lines International Association)

 

Alta satisfacción en el destino

Alicante parte además de una buena situación de partida como puerto de escala para cruceros. El sector conoce a este perfil de turista. En 2018 llegaron más de 100.000 cruceristas y en 2019 la cifra se prevé similar. El 78% de estos visitantes gasta alrededor de 65 euros de media en las aproximadamente 4 horas que están en la ciudad. Pero, lo más importante, estos viajeros se marchan con un nivel de satisfacción de 8 sobre 10, según indicó Francesco Balbi, director de “Cruise Operations” de la Terminal de Cruceros del Puerto de Alicante. Sin embargo, si Alicante fuera puerto base estas cifras aumentarían considerablemente, añadía Balbi, “un crucerista en puerto base tiene un gasto medio de 294 euros por día, a consecuencia de ello se crearían más puestos de trabajo, se dinamizaría más el sector y el impacto económico en la ciudad sería más positivo. Ahora bien, esto es un trabajo a futuro y conjunto, que no será realidad antes del 2022” concluía el director de la terminal.

El reto de crear nuevas experiencias para esta demanda

Navieras, turoperadores y empresas de intermediación coincidían en la creación de oferta turística adaptada a este tipo de viajeros más allá de la oferta de sol y playa. Santos García, director de Grupo Nego, Montse Alonso, de Calypso y Fernando Tomás, de El Corte Inglés, apuntaban la necesidad de crear nuevas experiencias y emociones. Para García, “la clave es la innovación y la creatividad para buscar la diferenciación frente a otros destinos”.

En este sentido, los ponentes coincidían en la necesidad de trabajar conjuntamente sector público y administración pública, de tal modo que la oferta sea única y atractiva pero también sostenible y accesible para este perfil de viajero.  El director general de Turisme Comunitat Valenciana, Herick Campos, aseguró que la institución ya trabaja en esta línea, “hay mucho trabajo por hacer pero vamos por el buen camino.” Pero además concluyó con una idea: el valor del turista de cruceros como prescriptor de destino. De uno u otro modo, el turista de cruceros no es un visitante de estancia larga y el reto está en conseguir que “se sienta tan feliz que desee volver y además difunda su experiencia entre las personas de su entorno.”