CÓMO MEDIR LA SATURACIÓN TURÍSTICA

En un entorno global de crecimiento rápido del turismo, el objetivo de los destinos maduros hoy por hoy es no morir de éxito. El fenómeno de la saturación o masificación turística está en la agenda de los principales gestores de destinos. ¿Cómo anticiparlo y cómo gestionarlo? ¿Cómo evitar que afecte al valor de nuestro destino?

Turisme Comunitat Valenciana participa en un proyecto europeo de investigación llamado Herit-Data cuyo objetivo es crear una herramienta tecnológica capaz de medir en tiempo real la saturación y su impacto en entornos de valor patrimonial para tomar medidas ágiles a la hora de gestionar el turismo.

En este proyecto, en primer lugar, Turisme realizó un estudio comparativo sobre el impacto del crecimiento turístico en destinos como València, Barcelona, Florencia o Ámsterdam y la región de Occitania en Francia y Grecia Occidental Así, se determinaron las fases de evolución de este fenómeno: equilibrio, incubación, turistificación y saturación, según explica Alicia Gomis, técnico de Turisme Comunitat Valenciana.

Pero ¿cómo saber en qué fase nos encontramos? ¿Está saturándose nuestro destino? ¿Está el turismo afectando al patrimonio? La mejor respuesta a estas preguntas se obtiene con datos, estableciendo indicadores y midiendo el impacto real del turismo en las calles y edificios protegidos. Así que los socios de Herit-Data se han puesto a ello.

DETECTAR LOS MÓVILES CON WIFI ACTIVADO

El proyecto Herit-Data ha cuantificado un sistema de indicadores que deben servir de referencia para que cada destino mida sus flujos y determine sus niveles y alertas. Se trata de indicadores sobre:

  • La capacidad de carga de la ubicación
  • El flujo de turistas en el destino
  • La percepción ciudadana de aglomeración
  • La calidad en el acceso a los servicios
  • La calidad de vida de los residentes

Las formas de medir estos indicadores pueden ser múltiples, pero el proyecto Herit-Data se ha propuesto medirlos a través de tecnología que aporte información usable en tiempo real. La ciudad de València, donde se ha duplicado ampliamente el número de turistas internacionales en los últimos 7 años, ha sido uno de los destinos elegidos para probar esta tecnología basada en sensores que rastrean los móviles que llevan activado el modo WIFI.

Sensor colocado en el Puerto de València para medir el flujo de turistas de cruceros

Sensor colocado bajo una pantalla informativa en el Puerto de València para medir el flujo de turistas de cruceros

SENSORES DESDE EL AEROPUERTO HASTA EL MERCADO CENTRAL

Así, en València se van a ubicar sensores para medir el flujo de turistas en los principales puntos de entrada y salida de viajeros: el puerto, el aeropuerto y la Estación del AVE , y en lugares turísticos y de valor patrimonial importantes: la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la plaza del Ayuntamiento o el Mercado Central.

La Fundación Valenciaport, otro de los socios del proyecto, lidera este proyecto piloto en la ciudad. Según nos cuenta Carolina Navarro, City Port Area Manager de la fundación, se instalarán 11 sensores en total. En el puerto se ubican en los puntos de atraque de cruceros. En el aeropuerto y en la estación del AVE, los sensores estarán en las oficinas de turismo. De este modo, “si un teléfono móvil es detectado por primera vez en el puerto, el aeropuerto o la estación y permanece moviéndose por la ciudad por un plazo determinado de tiempo, quedará identificado como turista” explica Carolina. De esta forma, se contabilizará el número de dispositivos y se rastrearán sus movimientos por la ciudad para “obtener información sobre los puntos más concurridos de la ciudad, determinar tramos horarios en los que se producen mayores aforos y qué zonas son las más visitadas.”

Además de los flujos de turistas, el proyecto piloto va a medir también el impacto en el interior de determinados edificios de valor patrimonial. Esta medición la realizará otro de los socios de Herit-Data, la Fundación Santa María la Real, de Palencia, especializada en la conservación patrimonial. En concreto, van a instalar sensores en la Basílica de los Desamparados y en la Cripta de la Cárcel de San Vicente para contar personas, sin diferenciar entre turistas y residentes, y medir su incidencia en la conservación del patrimonio a través de factores como temperatura, humedad y luminosidad, según explica Jose Carlos García, de la Fundación palentina.

Técnico de la Fundación Santa María la Real colocando sensores en la Basílica de los Desemparados de València

Técnico de la Fundación Santa María la Real colocando sensores en la Basílica de los Desemparados de València

BIG DATA Y PRIVACIDAD

Una vez ubicados los sensores, el proyecto piloto prevé mantener la monitorización durante 6 meses. Los sensores enviarán información cada 5 minutos. Ahora mismo, esos datos se recogen en la plataforma de gestión de big data de la Diputación de València, colaborador del proyecto. Ahora bien, el objetivo de Herit-Data es diseñar una plataforma propia en la que se volcarán e interpretarán los datos que facilitan los sensores así como de otras fuentes externas. Se pretende que la aplicación sea usable, intuitiva y rigurosa por lo que los socios de Herit-Data están recopilando la aportación y experiencia de gestores de destinos turísticos a través de una encuesta cuyos resultados se utilizarán para el diseño final de la herramienta.

RELLENA LA ENCUESTA Y PARTICIPA EN EL DISEÑO DE LA APLICACIÓN HERIT-DATA

“El sistema, basado en big data y open source, aportará índices sencillos que facilitarán a los gestores un conocimiento rápido y preciso del comportamiento del visitante y de cómo afecta su paso al estado de conservación del bien”, explica Daniel Basulto, de Santa María la Real.

Además, los datos también estarán disponibles en VLCi (València, Ciudad Inteligente), la plataforma big data del Ayuntamiento de València.

Ahora bien, en todos los casos la privacidad está garantizada y no se utilizan en ningún momento datos personales. Según la Fundación Valenciaport, los sensores únicamente detectan dispositivos, teléfonos con el wifi activado. No recogen más datos que el identificador de cada móvil y el tiempo que dicho dispositivo está en la zona de cobertura. “Estos sensores tienen la ventaja frente a otras tecnologías de que no son intrusivos, aseguran el anonimato pero permiten la asignación de identificadores únicos. Además tienen un amplio rango de cobertura y un precio competitivo” explica Joan Meseguer, de la Fundación Valenciaport.

EL PROYECTO HERIT-DATA

Además de València, Herit-Data también prevé hacer pruebas de monitorización en otros destinos como Florencia, Dubrovnik, Mostar, Pont Du Gard o Grecia occidental.

Según explica Alicia Gomis, “los resultados de estas pruebas se presentarán en la conferencia que organizará Turisme Comunitat Valenciana en la ciudad de València en el otoño de 2020”. En esta reunión se presentarán también los avances y trabajos realizados por los diferentes socios del proyecto.

Este proyecto europeo se desarrollará hasta abril de 2022 y está siendo ejecutado por un consorcio donde se integran, además de las entidades valencianas y españolas mencionadas, otras instituciones y empresas de Italia, Francia, Croacia y Portugal. La UE financia esta investigación con 4’2 millones de euros.

Logo Herit-Data project