PALAU DUCAL DELS BORJA: LA CULTURA DEL TURISMO

“No me lo esperaba” esa es la exclamación más repetida por las personas que visitan cada año el Palau Ducal dels Borja, en Gandia, cuya Fundación recibe este 2020 el premio a la trayectoria turística en los Premis Turisme Comunitat Valenciana del Día Mundial del Turismo. “No se imaginan la amalgama de estilos artísticos, desde el s.XIV al s.XIX, que encuentran tras la fachada” nos cuenta Balbina Sendra, directora del Palau Ducal.

TRABAJO CON HOTELES Y RESTAURANTES

Ni siquiera el mismo sector turístico de Gandia se lo esperaba. En el 2010, año en que se creó la Fundación Palau Ducal dels Borja, la gestión se centraba en la conservación patrimonial y la oferta de actividades dirigidas a los amantes del arte y la historia. Pero “en 2015 nos dimos cuenta que necesitábamos al turismo para convertirnos en referente. Gandia es un destino de sol y playa principalmente y vivíamos apartados del sector, que no había reparado en nosotros como recurso turístico. Teníamos que demostrar que lo somos, creamos productos turísticos atractivos para todo tipo de público”. Así decidieron integrarse en el equipo Sicted (Sistema integral de calidad turística en destino) de la ciudad y así conocieron a empresarios hoteleros y restauradores locales con los que empezaron a colaborar.  “Fueron fundamentales las visitas que organizamos al personal en plantilla de los hoteles, desde el gerente al último trabajador pudieron descubrir el valor del Palau Ducal” asegura la directora.

Cena en el Palau Ducal dels Borja en Gandia durante la COVID19

UN PALAU, DIVERSAS EXPERIENCIAS, MÁS PÚBLICO

Integrar la cultura del turismo ha sido clave en la dinamización de este extraordinario recurso patrimonial. “Puedes tener un recurso patrimonial fantástico pero debes ser consciente que lo tienes que vender y sostener y nunca serás referente viendo la cultura como algo elitista”.

En su caso, por ejemplo, conscientes de que el público turista llega mayoritariamente atraído por el sol y playa, han optado por aprovechar las noches. Así, ampliaron su horario y ahora disponen de un amplio programa de actividades que van desde cenas y catas, hasta cine o visitas nocturnas.

Actividades en el Palau Ducal dels Borja de Gandia

Así, la Fundación ha ido creando productos y experiencias turísticas diversas, con el fin de ampliar su público objetivo. De hecho, ahora su principal cliente no es el turista adulto amante de la cultura, sino el turismo familiar, que les resulta, además, más rentable. Ha sido todo un reto crear productos que se adaptaran tanto a padres como a niños con el fin de que disfrutaran la experiencia juntos, nos cuenta la gerente.  “Ha sido un trabajo constante, gotita a gotita”, pero el Palau Ducal dels Borja de Gandia ha conseguido abrir 363 días al año y atraer casi 60.000 visitantes al año. Y no sólo eso, el Palau, con un presupuesto que ronda el medio millón de euros (493.000 en 2019) ha conseguido autofinanciar su propia actividad.

EL PALAU DUCAL ANTE LA COVID19

La crisis por la COVID19 ha supuesto un jarro de agua fría en la progresión de estos últimos 5 años. Desde el inicio del año “teníamos muchas reservas para Fallas y Semana Santa. Todo se cayó el 14 de marzo. Después abrimos en junio pero fue un desastre. La poquita gente que venía, venía con miedo. Pero no tiramos la toalla” recuerda la directora.

Visitas guiadas al Palau Ducal dels Borja de Gandia con visitantes durante la COVID19

El Palau Ducal recuperó la actividad bajo estrictas medidas de seguridad y con reducción de aforo. Aun así, en julio, la afluencia se desplomó un 90% a consecuencia de los rebrotes y contagios registrado en la zona. Agosto sin embargo inició la recuperación y la diferencia respecto al año pasado se redujo hasta el 50%. En septiembre la tendencia es similar.

A pesar de todo Balbina es optimista: “No queremos rendirnos, estaremos abiertos todo el tiempo que podamos a pesar de la incertidumbre, no sabemos si cada vez la gente tendrá más miedo o si por el contrario se aprenderá a vivir en esta nueva normalidad. De momento, no tenemos una alta demanda pero sí un goteo de personas que ya han normalizado la situación y ven las visitas al Palau Ducal como una experiencia segura.”