AYORA: LA MIEL COMO MARCA TURÍSTICA

Hacer de un producto agroalimentario, una marca turística. Este es el reto que ha conseguido Ayora gracias a la conocida feria del Primer Corte de la Miel, evento galardonado este 2020 con el premio a la promoción y comunicación turística de los Premis Turisme Comunitat Valenciana.

Ya hace 20 años que Ayora vió en la miel una oportunidad de dinamización para este pequeño municipio de 5500 habitantes en el interior de Valencia. La feria nació en el año 2000 con el fin de promocionar los productos de la asociación de apicultores local pero pronto se dieron cuenta de que podía ser motor para posicionar Ayora como destino turístico.

“Trabajamos para situar el producto en los circuitos turísticos, vinculamos a la marca de la miel nuestras rutas y patrimonio, como el castillo, restaurado en los últimos años con una inversión de 3 millones de euros” nos explica Jose Vicente Anaya, alcalde de Ayora. “Acudimos a ferias turísticas importantes: Barcelona, Valladolid y Fitur en Madrid”. Pero, además, la misma actividad agroalimentaria aporta una ventaja promocional dado que la apicultura, nos explica Jose Vicente, es una actividad trashumante, “los apicultores van buscando la floración”. Así, la feria de Ayora amplifica su repercusión a comarcas limítrofes pero también a comunidades próximas como Castilla La Mancha o Murcia. “El boca a boca funciona muy bien” dice el alcalde, “cada vez hay más gente que conoce Ayora. Vienen desde Galicia incluso.”

MOTOR CONTRA LA DESPOBLACIÓN

En estos años la feria del Primer Corte de la Miel de Ayora ha pasado de ser una feria agroalimentaria a un evento turístico. “El año pasado vinieron 50.000 personas, es 10 veces nuestra población” afirma orgulloso el alcalde. Pero además supone también un motor de dinamización socioeconómica frente la despoblación que sufre la zona. “Hay tres familias de Toledo que al prejubilarse se han venido a vivir a Ayora. Conocieron el pueblo gracias a la feria y ahora se han empadronado aquí”. El alcalde reconoce que “el buen comer, el buen clima y el carácter acogedor de la gente de Ayora” son valores que refuerzan Ayora como destino.

Además, el impacto económico en el pueblo solamente por la celebración de la feria se estima en un millón de euros. Todos los comercios y establecimientos abren a pesar de ser fin de semana y “ganan en 4 días lo que ganan habitualmente en un mes” dice Jose Vicente.

El Ayuntamiento invierte unos 200.000 euros en la feria pero el retorno, según el alcalde, supone quintuplicar esa inversión. Para los 15 días de preparación y celebración de la feria, el ayuntamiento contrata unas 60 personas entre guías turísticos y personal de atención al público y limpieza. Pero no todo son costes, cuentan con algunos ingresos, ya que la feria cobra una tasa de entre 200 y 300 euros por stand y las rutas y visitas guiadas mantienen su ticket habitual de 1 o 2 euros.

José Vicente recomienda a otros municipios seguir sus pasos, “hay que empezar poco a poco pero todo es cuestión de proponérselo, de voluntad”.

Calle de Ayora, Valencia, Comunitat Valenciana

FERIA SOSTENIBLE Y ACCESIBLE

La feria impulsa además el turismo sostenible y accesible. Existe una apuesta por aprovechar el evento para fomentar la conciencia social y medio ambiental.

Se limita el uso de plástico y se utiliza menaje de materiales biodegradables. Informadores contratados específicamente conciencian al público de utilizar los contenedores de recogida selectiva. Todos los residuos orgánicos generados en la feria se recogen y se transforman en biocompost que, después, se reparte gratuitamente a la población y los productores locales.

Igualmente la feria se organiza de forma accesible. Se facilita que todos los colectivos independientemente de su condición física puedan vivirla: se adaptan las demostraciones para disfrutarlas a través del tacto, el olfato y el gusto, no sólo la vista y el oído; intérpretes de signos traducen las explicaciones, “la feria se adapta no sólo para verla sino para sentirla” dice el alcalde.

Este año, sin embargo, la pandemia impedirá realizar la feria del Primer Corte de la Miel justamente en su 20 aniversario. Aún así el Ayuntamiento lanzará una campaña publicitaria que recorrerá estas dos décadas para promocionar la miel, sus productos y Ayora como destino de turismo agroalimentario.