AMUFOR: ARTE RUPESTRE, EL TURISMO CULTURAL DEL BOSQUE

En la Comunitat Valenciana hay aproximadamente 300 abrigos con pinturas rupestres, la mitad de los descubiertos en todo el Arco Mediterráneo, conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

“Tenemos realmente museos extraordinarios en nuestros bosques y es necesario darles visibilidad” nos dice Consuelo Alfonso, presidenta de la Asociación de Municipios Forestales de la Comunitat Valenciana, entidad reconocida este 2020 por su contribución al turismo sostenible en los Premis Turisme Comunitat Valenciana.

AMUFOR agrupa más de 70 municipios propietarios de monte público en las 3 provincias de la Comunitat. La asociación nació con el objetivo de impulsar la cooperación para mejorar la gestión de los bosques y preservar su patrimonio natural y cultural. “El monte no conoce de fronteras, ni municipales ni provinciales” apunta Alfonso.

La asociación contempla el turismo sostenible como una oportunidad para mejorar la gestión forestal manteniendo limpios y conservando nuestros bosques, además de un factor de dinamización socioeconómica en las localidades del entorno.

pinturas rupestres de La Sarga, Alcoy, Comunitat Valenciana

Pinturas rupestres de La Sarga, Alcoy

TURISMO PARA CUIDAR EL BOSQUE Y PROTEGER EL ARTE RUPESTRE

Fue así cómo se plantearon la posibilidad de llamar la atención sobre un recurso cultural e histórico tan valioso como el arte rupestre de la Comunitat, su potencialidad como producto turístico y el riesgo de perderlo si no se acompaña de una buena gestión forestal que reduzca la posibilidad de incendios.

Se embarcaron entonces en un proyecto para catalogar y estudiar los ábrigos de arte rupestre de la Comunitat que corren mayor riesgo por estar ubicados en enclaves forestales en peligro de incendio.

Un equipo de arqueólogos, profesores universitarios, ingenieros forestales y técnicos impulsado por la Asociación en colaboración con Turisme Comunitat Valenciana, entre otras administraciones, trabaja en esta catalogación y elabora protocolos con el fin de conservar estas manifestaciones artísticas en caso de incendio, coordinar sus visitas y promocionarlas como producto turístico.

señalización de las pinturas rupestres de Bicorp, Valencia, Comunitat Valenciana

Señalización de pinturas rupestres en Bicorp

EL ARTE RUPESTRE COMO PRODUCTO TURÍSTICO

Como producto turístico, las pinturas rupestres suponen una oportunidad para generar un turismo de calidad en municipios que en muchos casos sufren despoblación. En este sentido, animan a la dinamización turística sostenible de estos enclaves teniendo en cuenta 3 condiciones:

  • El abrigo de arte rupestre debe estar vinculado a un centro de interpretación que regule las visitas y contextualice su interpretación.
  • Las visitas deben ser siempre guiadas, dirigidas por un experto.
  • El municipio o entorno debe contar con servicios turísticos de alojamiento y restauración

Éste es el caso de los 3 enclaves en los que trabaja Amufor a lo largo de la Comunitat:

  • El Barranc de la Valltorta, en el interior de Castellón
  • La Sarga, en l’Alcoià, en Alicante
  • El macizo del Caroig, en la zona central de Valencia.

CONSERVACIÓN FORESTAL

Pero para poder crear un producto atractivo, el arte rupestre y el entorno forestal donde se encuentra debe contar también con una buena gestión. Eliminar la vegetación más próxima, habilitar cerramientos que protejan las pinturas pero mantener accesos de emergencia en caso de incendio son algunas de las opciones contempladas por los expertos, tal y como explica el documental “Arte rupestre y bosque” publicado por Amufor.